X

SEGUNDO PRONUNCIAMIENTO ANTE CONVOCATORIA PARA LA DIRECCIÓN DEL MADC

SEGUNDO PRONUNCIAMIENTO ANTE CONVOCATORIA PARA LA DIRECCIÓN DEL MADC

Ante la respuesta del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) y los recientes ajustes de su convocatoria para Director/a, desde la Codirección de TEOR/éTica manifestamos lo siguiente:

La información oficial, hecha pública el pasado viernes 5 de junio, sobre la renuncia de la directora Verónica Zúñiga Salas –en funciones hasta el domingo 14 de junio– colocan nuevas dudas sobre la forma en que el Ministerio de Cultura y Juventud está gestionando una institución de la relevancia del MADC. La directora Zuñiga indica que su renuncia se debe a que no le fueron reconocidos los incentivos salariales que se le ofrecieron en el momento de su contratación. Desde TEOR/éTica, saludamos el gesto, ya que su renuncia es también una negativa pública frente al intento de precarizar y subvalorar una labor de tales calidades y responsabilidades. Su salida es un triste indicador de la forma en que se valora el trabajo del MADC desde el gobierno y sus autoridades, y del riesgo inminente que se cierne sobre el futuro de esta institución.

Llamamos también la atención sobre la responsabilidad de la Junta Administrativa MADC y la Junta Fundación PROMADC, organismos que deben estar orientados a sostener las estructuras que le permitan al MADC trabajar con autonomía. Lanzar una convocatoria apresurada luego de la renuncia de la directora Zúñiga, sin abocarse a restituir primero condiciones económicas dignas para aquella posición y la operación pública del museo, es una señal inequívoca de que no se busca empoderar y consolidar la institución, sino favorecer una administración pasajera que sea funcional a las lógicas del recorte y, por consecuencia, a una desestimación del rol social del arte y la cultura.

Es también preocupante que esta nueva lógica de austeridad venga acompañada de un plan de integración a las industrias creativas y a ciertas lógicas que perciben el arte como oportunidad de negocio. Implementar este modelo en el sector artístico de Costa Rica, ya profundamente precarizado, conlleva el riesgo de dar lugar a nuevas formas de privatización, así como instalar una ‘subjetividad empresarial’ al interior del trabajo artístico. Creemos que el rol de las instituciones públicas no es responder a una perspectiva tecnocrática y neoliberal que aspira convertir a los ciudadanos en ‘consumidores’. Por el contrario, su trabajo social y político es incentivar formas de pensamiento crítico que no se ajusten al consenso, y que reclamen el arte y la cultura como servicios públicos y de bien común.

Consideramos que los recientes ajustes en la convocatoria son de carácter cosmético y no de fondo: aumentar 15 días más al plazo y eliminar el límite de 500 palabras para la solicitud, no modifica en ninguna medida lo que es a todas luces una convocatoria improvisada y poco respetuosa para quienes se dedican al trabajo y la gestión cultural. Una revisión rápida de convocatorias públicas para cargos similares en museos de América Latina, revela la poca seriedad de cómo se propone este llamado localmente: plazos accidentados, requisitos planteados como una lista de generalidades, sin solicitud clara de un anteproyecto, sin procesos y calendarios transparentes. En suma, sin condiciones que garanticen una toma de decisión informada e involucrando la opinión de diversas comunidades. 

Además, esta situación genera un mayor debilitamiento de los vínculos en un campo artístico ya de por sí desarticulado y afectado por los embates del COVID-19. Creemos que en una situación de emergencia, las instituciones públicas deben ser aún mucho más responsables y cuidadosas de su procesos. Nos preocupa que estas circunstancias y la poca claridad de su convocatoria socaven el rol del museo como una voz pública importante y como un referente para la sociedad. 

Instamos a que el Ministerio de Cultura y Juventud y el MADC convoquen a un espacio de diálogo con diversos representantes y personas de la comunidad artística que les permita revisar sus prioridades, el modelo y perspectiva de su convocatoria, repensar sus responsabilidades como institución pública y el rol de sus juntas. EN RESUMEN: QUE APUNTE A RECUPERAR LA CONFIANZA DE UNA COMUNIDAD ARTÍSTICA A LA CUAL ASPIRA REPRESENTAR.

Paula Piedra, Daniela Morales Lisac, Maria Paola Malavasi, Miguel A. López 

San José, 10 de junio 2020.

Etiquetas:

Acerca del autor:

El autor aún no ha agregado ninguna información sobre sí mismo