X

Acerca de la Exposición

Geografías de la imagen

Armel Hostiou

18 febrero – 18 marzo 2009

A inicios de los años 90, el teórico catalán Román Gubern señaló el conjunto de imágenes que flotaba sobre nuestras miradas, mediante el término de iconosfera. Hoy, la iconosfera es materia sólida y maleable para los creadores audiovisuales, tal como se comprueba, a golpe de ojo, en la filmografía de Armel Hostiou. La obra de este videoartista francés parte de la conciencia de esa imaginería heredada y de un activo proceso de relaciones entre textos visuales que adoptan la forma de un viaje de ida y vuelta, de la fotografía a la pintura, del cine de vanguardia al cine hollywoodense, de las jóvenes formas televisivas, como el videoclip, a las centenarias técnicas de la animación.

Pieza tras pieza, Hostiou derriba las fronteras convencionales entre géneros, usos y formas audiovisuales, y conforma una vasta geografía de la imagen, susceptible de ser ampliada con el solo efecto de la mirada. No es casual que la mirada sea un motivo recurrente en su filmografía, desde la mirada voyerista y amenazante de Contre temps (2005), la mirada indagadora y temerosa de Lost you (2008), hasta la mirada obstaculizada de Everything is mental (2005). Esa declaración de principios, que adopta aquí la forma de un “confieso que he visto”, amplía las relaciones entre las obras que componen Geografías de la imagen, así como sus vínculos con el imaginario colectivo contemporáneo.

Contre temps propone un diálogo de citas entre La ventana indiscreta (1954) de Hitchcock, la Maja desnuda goyesca y El asesino amenazado de Magritte.  Lost you deconstruye las célebres Vértigo (1958) y Psicosis (1960) hitchcockianas. Can’t say goodbye (2008) reúne las distorsiones del fotógrafo André Kertész con los reflejos alegóricos de la cineasta experimental Maya Deren. Anatomía de una ciudad (2008) renueva el gusto por la contemplación citadina de las llamadas sinfonías urbanas. Caída I y II (2006), así como el tríptico Trinita (2008), proponen una nueva iconografía religiosa y remiten a referentes pictóricos profanos, como el Desnudo descendiendo una escalera (1912), de Duchamp.

¿Es posible esta saturación de referencias y sentidos sin el sacrificio de la coherencia? La filmografía de Hostiou, resuelta mediante el constante retorno a la imagen vista, parece responder afirmativamente. Además, sus audiovisuales sugieren formas alternativas de coherencia, acaso más lúdicas y propositivas que las desarrolladas bajo las prácticas estéticas definidas. Para confirmar esto, habrá que ver dos, tres o diez veces, sus imágenes déjà vu.

Jurgen Ureña

Información

Artistas:

Armel Hostiou

Salas:

,