X

Acerca de la Exposición

Bitácora de Viaje

Exposición fotográfica a cargo de Adrián Arias

18 de agosto al 16 de octubre de 2010

Se comenta que La Odisea inauguró el motivo del viaje en la tradición literaria occidental y que trazó el camino de una de las más fértiles metáforas de la existencia humana. El viaje se convierte así en una vigorosa semilla argumental, que viaja a su vez por textos significativos como La Divina Comedia, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha o La montaña mágica. Luego, casi inevitablemente, salta al ámbito de las imágenes del que parece haber surgido.

Después de haber transitado por la pintura y el cine, la fotografía es sin duda la última gran estación de la metáfora del viaje. Esto se comprueba en el trabajo de algunos fotógrafos contemporáneos como los estadounidenses Alex Webb y Garry Winogrand, el checo Josef Kudelka o el japonés Daido Moriyama. De estas fuentes bebe a su vez la obra del costarricense Adrián Arias, un fotógrafo que parece haber hecho suya la frase de Alex Webb, cuando afirma que “el mundo existe para explorarlo en sus calles”.

Bitácora de viaje, la primera exposición individual de Adrián Arias, demuestra que el viaje es una actividad tan cotidiana como trascendental y que las calles son su más transparente espejo. El viaje según Arias es una búsqueda que se materializa en 36 obras, presentadas en diversos formatos y agrupadas en 5 series bajo los títulos de Cámara oscura, Odiseas, Instantáneas, Después de las horas y Nómada.

 Cámara oscura En esta serie, que reúne imágenes capturadas en las ciudades españolas de Madrid, Granada y Algeciras, la ciudad es escenario de tránsitos y la fotografía su excusa perfecta. La urbe se convierte aquí es espacio fantasmal, casi invisible, poblado por los transeúntes anónimos de cada día. Esta particular Cámara oscura revela al fotógrafo como el espectador de un territorio desconocido, y en algunas ocasiones incluso siniestro, y al ojo como un insaciable cazador de luz, tan intensa como escasa.

Odiseas El motivo del viaje aparece aquí como una suerte de destino inevitable. El ser humano necesita trasladarse para trabajar, para descansar o divertirse; necesita movilizarse para conocer y reconocerse; es decir: necesita viajar. Odiseas traza, en cada una de sus imágenes, un periplo que trasluce la determinación incansable de sus viajantes y el recuerdo del primer gran viajero de la historia occidental, tan vigente y vivo en nuestros días como hace veinticinco siglos.

Después de las horas En su Largo viaje hacia la noche, el dramaturgo Eugene O’Neill perfilaba un mundo ensombrecido y decadente como metáfora de la descomposición familiar. En su serie nocturna, Adrián Arias elude cualquier postura moralizante, amplía su centro de atención y evidencia una mirada irónica, capaz de contemplar directamente a los ojos de la catarsis, la celebración desmedida y el absurdo que habitan esas horas Después de las horas.

Instantáneas Si la serie Después de las horas mostraba al fotógrafo como un insólito nictálope -criatura que ve mejor de noche que de día-, Instantáneas evidencia su capacidad de capturar el instante fugaz y de hacer con él un fragmento de historia o un trofeo de viajero. Instantáneas adopta la forma de la tarjeta postal y cumple así con el ciclo vital de la imagen capturada, dispuesta para emprender el camino una vez más.

Nómada Esta palabra hace referencia a nuestra ancestral condición de trashumantes y a nuestros cotidianos desplazamientos en el espacio vital. Además, da título a una de las más celebradas melodías de la agrupación Amarillo Cian y Magenta. Este videoclip es un generoso punto de encuentro entre unas notas musicales que remiten con fuerza al tránsito y al trance, y unas imágenes documentales y callejeras que caracterizan el trabajo fotográfico de Adrián Arias.

Información

Artistas:

Adrián Arias

Salas:

,